Legisladores destacan el salto cultural que implicó la sanción del matrimonio igualitario

La ley de matrimonio igualitario fue aprobada en el Congreso Nacional el 15 de julio del 2010.La ley de matrimonio igualitario fue aprobada en el Congreso Nacional el 15 de julio del 2010.
A diez años de la sanción de la ley de matrimonio igualitario aprobada en el Congreso Nacional el 15 de julio del 2010, impulsada por el gobierno de Cristina Férnandez de Kirchner, legisladores oficialistas y opositores destacan el salto cultural que se produjo en la sociedad al reconocer esa ampliación de derechos.
La expresidenta Cristina Fernández y Néstor Kirchner -que había asumido como diputado en diciembre del 2019- pusieron en el centro del debate la iniciativa, que generó fuertes rechazos en la Iglesia Católica y dividió las aguas en el Parlamento, tanto en el oficialismo como en la oposición.
A diferencia de lo que sucedió con Mauricio Macri en el 2018 cuando dio luz verde para debatir la ley de legalización del aborto pero no presentó una iniciativa oficial, Cristina Kirchner impulsó y defendió el proyecto de reforma del Código Civil que permitió a las parejas de un mismo sexo contraer matrimonio.
La ley fue aprobada en la Cámara de Diputados el 5 de mayo del 2010 por 126 votos a favor y 110 en contra, mientras que en el Senado -un cuerpo con fuerte influencia de los senadores provinciales- la aprobación sucedida en la madrugada del 15 de julio fue con una mayoría mas ajustada de 33 votos a favor y 27 en contra.
Voces
En diálogo con Télam, diputados y senadores del Frente de Todos y Juntos por el Cambio destacaron el salto cualitativo que se dio en la sociedad en materia de derechos civiles con el reconocimiento que implicó la ley de matrimonio igualitario.
Mónica MachaMónica Macha
"La ley permite visualizar la cantidad de cambios culturales impensados que se sucedieron y permitieron tener una mirada distinta sobre los géneros, sobre las relaciones y sobre las construcciones familiares", destacó a Télam la presidenta de la comisión de Mujeres y Diversidad, Mónica Macha (Frente de Todos).
En ese marco, la legisladora agregó que la ley de matrimonio igualitario, junto la ley de género, "pone en debate los cimientos de nuestra sociedad desigual, patriarcal basada en el miedo y la dominación, y nos permite a diez años de la sanción del matrimonio igualitario tener una sociedad, mejor, más inclusiva y más respetuosa de los deseos de las personas".
Silvia LospennatoSilvia Lospennato
Por su parte, la vicepresidenta de la comisión de Mujeres, Diversidad y Género, Silvia Lospenatto (PRO), aseguró que la de matrimonio igualitario fue "una ley que ratificó la promesa constitucional de la igualdad y de no discriminación de 1994" y agregó que "no había razón para que la ley civil discriminara a las personas según su elección sexual".
Asimismo puso de relieve que "pese a los miedos que había al momento de la sanción, el tiempo demostró que cuando se regula en favor de la libertad de decidir y de la igualdad entre las personas, las sociedades no solo no sufren ningún colapso de valores como algunos pronosticaban, sino por el contrario son mucho mejores".
Alfredo LuenzoAlfredo Luenzo
A su turno, la diputada radical Brenda Austin sostuvo que -a 10 años de la sanción de la ley de matrimonio igualitario- "seguimos reconociendo la importancia que tuvo ese hito legislativo no solo para la Argentina, sino para Latinoamérica, al reconocer el derecho a la igualdad de las personas, sin importar su orientación sexual, al momento de contraer matrimonio, lo que significó un cambio cultural que siempre tiene avances y retrocesos".
En tanto, el senador del Frente de Todos Alfredo Luenza consideró que se debe celebrar la sanción de la ley ya que fue un "paso más hacia la igualdad y el respeto por la libre elección del matrimonio, atravesado sólo por los valores que impone el amor sin que esta unión esté determinada o aceptada por una construcción cultural".
María de los Ángeles SacnunMaría de los Ángeles Sacnun
También la senadora María de los Ángeles Sacnun señaló que la ley "constituyó un paso muy importante en el camino de la ampliación de derechos que iniciamos durante nuestro gobierno".
"Primero Néstor y después Cristina le devolvieron el rostro humano a la política", dijo la legisladora oficialista y destacó que el hecho de que el Estado "reconozca derechos y visibilice aquello que era condenado porque es fundamental para garantizar una vida digna".
Para la diputada Mara Brawer (Frente de Todos), "lo que hizo posible la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario fue la

Maximiliano FerraroMaximiliano Ferrarovoluntad política de Néstor y Cristina", que "leyeron el cambio de época y, siguiendo la tradición peronista, pusieron en el centro de la escena y otorgaron derechos a aquellos que estábamos en los márgenes".
Desde la Coalición Cívica, su titular, el diputado Maximiliano Ferraro, dijo que con el matrimonio igualitario se dio "un paso trascendental desde lo simbólico, pero sobre todo comenzamos a llamar a las cosas por su nombre y a concretar derechos que no estaban reconocidos y nos eran negados".
"Con las leyes de matrimonio igualitario e identidad de género nos abrazamos más a la igualdad, a la libertad y comenzamos a ser una sociedad un poco mejor, más justa, plural y diversa", sostuvo.
Josefina MendozaJosefina Mendoza
Finalmente, la diputada radical Josefina Mendoza opinó en el mismo sentido y reflexionó que esa ley "significó sin dudas, un gran paso en la ampliación de derechos y garantizar la posibilidad de que se constituyeran familias con iguales posibilidades y derechos que las heterosexuales".
"Es decir, ya no se trata solo del derecho a contraer matrimonio sino, a formar una familia", ponderó la diputada.

Cómo fue hace 10 años la votación del matrimonio igualitario en el Congreso

El expresidente Néstor Kirchner, el radical Ricardo Alfonsín; el ministro de Defensa, Agustin Rossi; la actual secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el canciller Felipe Solá; la titular del Inadi, Victoria Donda; el embajador en la Unesco, Fernando Solanas y la líder del GEN, Margarita Stolbizer, fueron los principales referentes políticos que hace diez años, en su función de legisladores, votaron a favor de la ley del matrimonio igualitario en la Cámara de Diputados.
Se trata de dirigentes que militaban en diferentes espacios políticos que se unieron para respaldar el proyecto que tuvo un contundente respaldo, durante la gestión de la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.
La lista se engrosa con otros referentes políticos, por ese entonces legisladores, que también votaron a favor de la ley, como la ex ministra de Seguridad y hoy titular del PRO, Patricia Bullrich; las exfuncionarias Paula Bertol y Laura Alonso; el socialista Roy Cortinas, y los radicales Ricardo Gil Lavedra y Silvana Guidice.
En la vereda opuesta sonaron otros nombres en contra de la ley que proponía el matrimonio igualitario, como los de la exvicepresidenta Gabriela Michetti, el exsenador Federico Pinedo, el justicialista Eduardo Amadeo, la exfuncionaria de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani y Cynthia Hotton, activista contra la ley desde su agrupación Valores Para mi País.
Completaron esta lista los diputados del Peronismo Federal Francisco De Narvaez y Graciela Camaño, y los radicales Oscar Aguad y Ricardo Buryaille, entre otros.
Néstor Kirchner había asumido en diciembre del 2009 y tuvo un rol central para la sanción de la ley, al lograr enhebrar los acuerdos internos necesarios para respaldar esa iniciativa, que abrió las aguas en forma transversal en el Frente para la Victoria y en la Unión Cívica Radical.
Como diputado, Kirchner se había comprometido a dar un fuerte impulso a esa iniciativa, en sintonía con el lugar preponderante que le dio en su agenda la entonces jefa de Estado Cristina Fernández de Kirchner, para quien era un tema central sumar nuevos derechos a la población LGBTQ+.
Los números que arrojó la votación exhibieron claramente la división que afrontaron el kirchnerismo y el radicalismo, que eran las principales fuerzas legislativas.
La Coalición Cívica se mostró mayoritariamente a favor -con excepción de Elisa Carrió que se abstuvo- y lo mismo sucedió con el Partido Socialista, Nuevo Encuentro y Libres del Sur, mientras que los bloques provinciales, y los peronistas federales en su mayoría lo hicieron en contra.
El proyecto de ley del matrimonio igualitario se aprobó el 5 de mayo del 2010 por 126 contra 110 votos, luego de un tenso debate que se prolongó por casi doce horas donde se mezclaron las discusiones sobre la libertad, la religión y hasta la antropología.
La sanción del matrimonio igualitario se realizó en el mismo año que el oficialismo había perdido el control en manos del denominado grupo A -una heterogénea unión de radicales, liberales, y peronistas- luego de perder las elecciones en el 2009 y en un cuerpo legislativo que se encontraba virtualmente paralizado.
En ese tenso clima político y con una división transversal, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de reforma del Código Civil por 126 votos, de los cuales 46 fueron aportados por el Frente para la Victoria, 17 por el radicalismo, 16 por la Coalición Cívica, 5 por Nuevo Encuentro, 5 por Proyecto Sur, 5 del Gen, 4 del Pro, 2 del Movimiento Popular Neuquino, 2 de Libres del Sur, 3 de Unidad Popular (ex ARI) y bloques unipersonales.
La oposición al proyecto reunió 110 votos, de los cuales 29 fueron del Frente para la Victoria, 24 de la Unión Cívica Radical, 22 del Peronismo Federal -que se había conformado en el 2008 cuando se fueron del kirchnerismo en medio de la pelea del campo- 6 del Pro, 4 del Frente Cívico y Social, 6 del Peronismo y bloques provinciales.
En el Senado, el proyecto se convirtió en ley 15 de Julio del 2010 por 33 contra 27 votos, de los cuales la mayoría correspondieron al bloque del Frente para la Victoria, que conducía en ese momento Miguel Angel Pichetto, quien nueve años después se convirtió en el candidato a vicepresidente de Mauricio Macri.
La iniciativa fue aprobada en el Senado con 20 votos del Frente para la Victoria, 5 del radicalismo, 1 del socialismo, 1 de la Coalición Cívica, 2 de Nuevo Encuentro, 1 de Proyecto Buenos Aires, 2 del Frente Cívico, y 1 del peronismo santafesino.
Además, el rechazo reunió 27 votos, que pertenecieron 6 al Frente para la Victoria, 9 a la Unión Cívica Radical, 3 del Partido Justicialista de La Pampa, 2 del Frente Cívico, 1 del Movimiento Popular Neuquino, 1 del Partido Liberal de Corrientes, 1 del Partido Renovador de Salta, 1 del Frente de Todos de Corrientes, un puntano, 1 de Brigada de Esperanza, y 1 de Producción y Trabajo.

También te puede interesar



entrevista con Télam

Angelini: "La territorialidad era la cuenta pendiente del PRO"



UCR

Alfredo Cornejo: "La Argentina necesita un gran acuerdo del oficialismo y la oposición"



Gestión TEP

El Gobierno regularizará actividad de vendedores ambulantes y lanza distribuidora popular

Cómo fue hace 10 años la votación del matrimonio igualitario en el Congreso

El expresidente Néstor Kirchner, el radical Ricardo Alfonsín; el ministro de Defensa, Agustin Rossi; la actual secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el canciller Felipe Solá; la titular del Inadi, Victoria Donda; el embajador en la Unesco, Fernando Solanas y la líder del GEN, Margarita Stolbizer, fueron los principales referentes políticos que hace diez años, en su función de legisladores, votaron a favor de la ley del matrimonio igualitario en la Cámara de Diputados.
Se trata de dirigentes que militaban en diferentes espacios políticos que se unieron para respaldar el proyecto que tuvo un contundente respaldo, durante la gestión de la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.
La lista se engrosa con otros referentes políticos, por ese entonces legisladores, que también votaron a favor de la ley, como la ex ministra de Seguridad y hoy titular del PRO, Patricia Bullrich; las exfuncionarias Paula Bertol y Laura Alonso; el socialista Roy Cortinas, y los radicales Ricardo Gil Lavedra y Silvana Guidice.
En la vereda opuesta sonaron otros nombres en contra de la ley que proponía el matrimonio igualitario, como los de la exvicepresidenta Gabriela Michetti, el exsenador Federico Pinedo, el justicialista Eduardo Amadeo, la exfuncionaria de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Silvia Majdalani y Cynthia Hotton, activista contra la ley desde su agrupación Valores Para mi País.
Completaron esta lista los diputados del Peronismo Federal Francisco De Narvaez y Graciela Camaño, y los radicales Oscar Aguad y Ricardo Buryaille, entre otros.
Néstor Kirchner había asumido en diciembre del 2009 y tuvo un rol central para la sanción de la ley, al lograr enhebrar los acuerdos internos necesarios para respaldar esa iniciativa, que abrió las aguas en forma transversal en el Frente para la Victoria y en la Unión Cívica Radical.
Como diputado, Kirchner se había comprometido a dar un fuerte impulso a esa iniciativa, en sintonía con el lugar preponderante que le dio en su agenda la entonces jefa de Estado Cristina Fernández de Kirchner, para quien era un tema central sumar nuevos derechos a la población LGBTQ+.
Los números que arrojó la votación exhibieron claramente la división que afrontaron el kirchnerismo y el radicalismo, que eran las principales fuerzas legislativas.
La Coalición Cívica se mostró mayoritariamente a favor -con excepción de Elisa Carrió que se abstuvo- y lo mismo sucedió con el Partido Socialista, Nuevo Encuentro y Libres del Sur, mientras que los bloques provinciales, y los peronistas federales en su mayoría lo hicieron en contra.
El proyecto de ley del matrimonio igualitario se aprobó el 5 de mayo del 2010 por 126 contra 110 votos, luego de un tenso debate que se prolongó por casi doce horas donde se mezclaron las discusiones sobre la libertad, la religión y hasta la antropología.
La sanción del matrimonio igualitario se realizó en el mismo año que el oficialismo había perdido el control en manos del denominado grupo A -una heterogénea unión de radicales, liberales, y peronistas- luego de perder las elecciones en el 2009 y en un cuerpo legislativo que se encontraba virtualmente paralizado.
En ese tenso clima político y con una división transversal, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de reforma del Código Civil por 126 votos, de los cuales 46 fueron aportados por el Frente para la Victoria, 17 por el radicalismo, 16 por la Coalición Cívica, 5 por Nuevo Encuentro, 5 por Proyecto Sur, 5 del Gen, 4 del Pro, 2 del Movimiento Popular Neuquino, 2 de Libres del Sur, 3 de Unidad Popular (ex ARI) y bloques unipersonales.
La oposición al proyecto reunió 110 votos, de los cuales 29 fueron del Frente para la Victoria, 24 de la Unión Cívica Radical, 22 del Peronismo Federal -que se había conformado en el 2008 cuando se fueron del kirchnerismo en medio de la pelea del campo- 6 del Pro, 4 del Frente Cívico y Social, 6 del Peronismo y bloques provinciales.
En el Senado, el proyecto se convirtió en ley 15 de Julio del 2010 por 33 contra 27 votos, de los cuales la mayoría correspondieron al bloque del Frente para la Victoria, que conducía en ese momento Miguel Angel Pichetto, quien nueve años después se convirtió en el candidato a vicepresidente de Mauricio Macri.
La iniciativa fue aprobada en el Senado con 20 votos del Frente para la Victoria, 5 del radicalismo, 1 del socialismo, 1 de la Coalición Cívica, 2 de Nuevo Encuentro, 1 de Proyecto Buenos Aires, 2 del Frente Cívico, y 1 del peronismo santafesino.
Además, el rechazo reunió 27 votos, que pertenecieron 6 al Frente para la Victoria, 9 a la Unión Cívica Radical, 3 del Partido Justicialista de La Pampa, 2 del Frente Cívico, 1 del Movimiento Popular Neuquino, 1 del Partido Liberal de Corrientes, 1 del Partido Renovador de Salta, 1 del Frente de Todos de Corrientes, un puntano, 1 de Brigada de Esperanza, y 1 de Producción y Trabajo.

Últimos videos

Ver más

Se estrena “Milagro”, un documental sobre la líder social Milagro Sala

Más leídas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *