Cambiemos debe despertarse de su siesta

Un diario titula "Abandono de sindicalistas a Lavagna" sin entender demasiado de qué se trata esto del PJ y el poder. Otros medios anuncian un inminente acuerdo de Sergio Massa con Cristina Kirchner, mientras algunos imaginan un acercamiento de Juan Schiaretti al Gobierno. Cansan todos estos supuestos que uno no sabe si son casuales o implantados por las usinas.

Aclaremos que la política ofrece tan poca sustancia que no está mal convocar a la ficción para que nos dé una mano. Pero está claro que en ninguna fuerza hay ideas en juego, en todas el conflicto entre los egos sustituye la alternancia de proyectos.

Reflexión luego del anuncio Fernández-Fernández: Cristina se corrió pero no del todo. Nos propone un personaje que para muchos es más difícil de votar que ella misma, pero con la cantinela del nestorismo, foto con Alicia incluida. Importante esa primera foto de Alberto Fernández. Santa Cruz es gobernada por un pariente y degradada a la pobreza. Nepotismo y mala administración, esa es la foto del kirchnerismo en estado puro, original, fundacional. Esa provincia desnuda al kirchnerismo y contra eso no hay cortina de humo electoral que funcione.

Otra certeza: Mauricio Macri pierde en todos los escenarios, pese a que los fanáticos sueñan que la suma de pasos en falso de la oposición genere un exitoso resultado.Me paran y me dicen: "Si usted está contra Macri, va a votar a Cristina", "Si se enfrentan los dos, mi voto estará ausente". Ese no debería ser el camino a seguir.

Ahora debe jugar Cambiemos y, en mi opinión, modificar su oferta, hacerla más atráctiva. Si es una fuerza viva, no puede dejar de hacerlo, el suicidio en política suele ser fruto del mecanismo de negación. Si se imponen los duros, quedarán afuera del poder con total seguridad. No alcanza con hablar mal del peronismo ni hablar de la república. Más allá de eso, el Gobierno tiene muy poco mostrar, solo algunas obras sin parámetro en relación con la deuda y la fuga de capitales.

Con un candidato en la segunda vuelta que no sea ni Macri ni Cristina nos van a devolver la esperanza a millones. No es mucho pedir, tampoco demasiada esperanza. Hay datos de sobra para sostenerla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *